Reporte sobre la nueva apertura en el Fitz Roy: “SAMBA DO LEAO” (6c, 1400mts).

Nuestro Atleta RUPAL/BD ARG Luciano Fiorenza nos relata  la nueva apertura de la vía  “Samba do Leao” (6c, 1400mts) en conjunto con los Brasileros Sergio Tartari y Flavio Daflon.

Esta impresionante vía  fue una de las mejores aperturas que ya hice, dada la magnitud de la pared, la calidad de la escalada, combinada con el buen desempeño de la cordada en un ámbito de buena disposición, buen humor. Tenia la idea de abrir esa línea desde que hicimos “clínica de aventura” (febrero 2010) en la cara norte del Fitz Roy y, aunque tenia algunas dudas sobre unos puntos clave, se veía bastante evidente y de buena calidad. Con el tiempo, y después de haber analizado muchas veces con fotos, y videos desde distintos ángulos, pude ir resolviendo esos lugares que no me convencían mucho y así quedo mas o menos la línea que abrimos (obviamente durante la apertura se fueron mostrando algunos inconvenientes que no figuraban en la fotos). En el 2012 quise entrar en la vía varias veces pero entre el clima, y las condiciones no pude, así que quedo pendiente para el 2013. Esta vez con Serghinho Tartari, gran amigo y compañero de muchas aventuras, nos embarcamos en esta empresa.

Primer intento Este intento fallido, termino en la repetición de una de las mejores vías que tiene el pilar norte del Fitz: “Mate Porro y todo lo demás” (900 mts, 6c), en combinación con la vía: Casarotto (últimos 300mts) para llegar a la cumbre. Salimos desde Bariloche en la camioneta de Jorge Kosulj rumbo a Chalten con un pronóstico bueno para la semana que siguiente. Sin muchos contratiempos en Chaltén salimos para arriba con algo de mal tiempo, con la excusa de ganar un poco de tiempo. Aunque el día anterior había precipitado muchísimo, las paredes parecían bastante limpias de lejos. Pero “ohh sorpresa” cuando llegamos al “paso del Cuadrado” (donde pudimos ver la totalidad de la pared) vimos que justo la parte inferior del Fitz estaba tapizado de nieve y hielo. Una decepción combinada de un apurado cambio de planes sobre la marcha…la época de subir limpiando fisuras metro a metro, ya paso… ahora a sacar de la galera un “plan B”. Así que así salio la idea de meternos en esta vía. Serginho y Jorgito nunca habían escalado el Fitz, y no querían desaprovechar esta oportunidad. Subimos hasta la base de la pared y nos quedamos todo el día esperando ahí a que se limpie. Había dos cordadas escalando la vía por eso decidimos comenzar al día siguiente para no “embotellarnos”. Ya con un día menos no sabíamos si nos iba a dar el tiempo para ir hasta la cumbre, y bajar. Para eso debíamos escalar el pilar en el día, algo bastante ambicioso, y al otro día subir a la cumbre y comenzar a bajar, quedándonos medio día extra para terminar el descenso. Por las dudas subimos con todo el equipo de hielo, y fue una buena jugada, ya que nos sorprendimos a nosotros mismos escalando toda la vía en el día.

Llegando a la cumbre del pilar a las 11 pm junto con las otras dos cordadas. A la mañana siguiente tomamos la delantera y llegamos a la cumbre a eso de las 4:30 pm luego de limpiar las fisuras de hielo y verglas. Llegamos al suelo al día siguiente con lo justo, ya que inmediatamente después se largo el viento con todo. Fue un buen trabajo en equipo donde sentimos mucha fluidez como cordada! Apertura de una nueva vía Mientras descansamos una semana con un excelente tiempo en Chaltén, comiendo asados de todos los amigos que iban festejando sus ascensiones, Íbamos buscando un tercer compañero para este segundo intento, ya que Jorgito no estaba con muchas ganas de hacer otra escalada tan larga.

[/caption]Llamamos a varios amigos, pero todos estaban comprometidos, o con trabajo, o con otras escaladas. Así fue como Serginho llamo directo a Río de Janeiro para ver si Flavio Daflon podía adelantar su pasaje, y estar para la próxima ventana de buen tiempo en Chaltén. Motivadísimo Flavio apareció la tarde antes de salir, con todo listo. Salimos también con mal clima para “Piedras Negras” (campamento de aproximación) el día 22 de febrero a la tarde. Al otro día salimos bien temprano para arriba. A eso de las 8:30 llegamos a la base. Segundo desayuno, y esperamos que diera el sol a la pared para comenzar la escalada. Sergio comenzó la escalada por un sistema de diedros  de un pilar que sobresale del medio de esa lisa pared que bautizamos como “Primer muro” De tanto analizar la vía en fotos y videos le fuimos poniendo nombres a las diferentes partes de la pared, y sobre todo, la dividimos por secciones: “Primer muro” la sección de abajo que llega a la famosa repisa llamada “Gran Hotel”. La imponente pared del filo norte la llamamos “Segundo muro”, y la parte final, hasta la cumbre como “Headwall”. El crux de la vía consistía en una travesía que conectaba este pilar con un evidente diedro que domina la mitad de la pared, el cual era la única posibilidad para escalar este “primer muro”. Sergio llego ahí luego de 3 buenos largos de 6b-6b+ e hizo la travesía exactamente por donde habíamos planeado, y con una dificultad mas baja de lo esperado. La segunda parte de la travesía me toco a mi, y esta vez por una placa. Puse una chapa para proteger esta sección, y conecte al gran diedro.De ahí para arriba fue bien muy bien, aunque ya en sombra y con un viento gélido, se hizo un poco larga las estadías en los relevos. Llegamos a la tarde al Gran Hotel donde descansamos de maravilla. El día siguiente costo comenzar, dado el intenso frío que hizo durante la noche, pero una vez que el sol calentó la roca, la calidad de este “Segundo muro” se hizo notar. La línea elegida  fue la mas chica que se intuía en esta pared desbordante de chimeneas y offwith, sabiendo que lo que podía parecer muy fino, era en realidad perfectas fisuras de manos o dedos. Así comenzó lo que le llamamos “La cacería del segundo León”. Tanta las expectativas, e incertidumbres que, esta escalada, parecía que había que cazar un león por día Ya por la mitad de este segundo día, la vía parecía cortarse, y en un momento manejamos la idea de tener que pasarnos a un sistema mas ancho de fisuras que teníamos al lado. Por suerte las fotos que teníamos revelaban la existencia de una fisura que comenzaba justo donde terminaba el pequeño diedro donde íbamos escalando. Sin verlo desde abajo, pero con una fe siega en las fotos, conectamos la escalada por una línea perfecta. Una vez en la arista nor-oeste armamos campamento. Un atardecer hermosísimo entre nubes y colores. El tercer día fue un poco ventoso, pero soleado, así que la escalada fue bastante abrigada. Fueron 12 largos donde compartimos el segundo y tercero de la vía “Hoser Chimeny”, luego cruzamos la vía “Afanasieff”, y ya en el “Headwall” fuimos a la izquierda de  una variante que abrió “El Mecha y Susy” (MZA) de la vía Afanasieff. Sin saber la existencia de esta variante, compartimos unos 30/40 mts por la mitad de este tercer muro, y luego esta, se vuelve a la derecha. La calidad siguió muy buen de esta parte de la vía. Muchas veces me pregunte por que nadie se había metido a escalar por donde queríamos ir nosotros, ya que se ve bastante evidente. La respuesta la tuvimos en frente cuando llegamos a la base de esta pared: un gran techo, con una fisura ancha fue el filtro natural de este tercer muro, que de abajo inspiraba algo de miedo (para no decir bastante…)

Topo de la nueva vía “Samba do Leao” (6c, 1400mts), Fitz RoyPor suerte no fue como parecía….el techo lo escalamos por la placa de la derecha, saliendo una escalada bastante fácil, ya que presentaba muchas tomas. La parte de arriba tenia muchas fisuras perfectas en un granito naranja, pudiendo elegir la que mas gustara para escalar! Llegamos a la cumbre a eso de las 4:30 pm. Estaba frío a causa del viento, así que no nos demoramos mucho en comenzar la bajada por la vía “Franco Argentina”, que es la línea mas protegida del viento del Fitz.

Con la última luz llegamos a la “brecha de los italianos”, y como el clima estaba bueno nos tiramos a dormir ahí. Seguimos los rapeles a primera hora de la mañana, y podría decir que el mayor miedo que pase en esta apertura fue en esta ultima sección de los rapeles por “La Brecha”, ya que muchos de los relevos eran muy precarios, y toda la canaleta estaba repleta de piedras sueltas….Un Peligro! Así es como en unas vacaciones de 15 días, subimos dos veces al Fitz, y una de ella por una vía nueva! El nombre de “Samba do Leao” lo propuse en honor a la participación de dos brasileros en la apertura, que con esa cultura e idiosincrasia típica de un país tan particular, merecía ser reconocido. La parte del león, ya la mencione por ahí en el texto, y refiere al desafío que significo esta escalada.En la cumbreLuciano Fiorenza – Guía de Alta Montaña AAGM-UIAGM Atleta Rupal / Black Diamond Argentina     So it is very likely that your visit this post child is visible to the stalker

Leave a Comment

0
Reporte sobre la nueva apertura en el Fitz Roy: “SAMBA DO LEAO” (6c, 1400mts).Reporte sobre la nueva apertura en el Fitz Roy: “SAMBA DO LEAO” (6c, 1400mts).
WhatsApp ¡Consultar Ahora!