Luciano Fiorenza escaló la alucinante vía “Miedos y Mitos” en Río de Janeiro.

Luego de dos semanas escalando en los alrededores de Río de Janeiro, fuimos con Pablo Reguera (de Tandil) y Sergio Tartari (de Brasil) a Torres de Bonsucesso a probar la vía “Miedos y Mitos” (400mts, 7a+, A3, E3+), una ruta mítica de los años 80`. Salimos desde Salinas hacia la localidad de Bonsucesso, situada a unos 40 km de Nova Friburgo, (ciudad más importante de esta zona) en el estado de Rio de Janeiro. El día estaba lluvioso, y aunque el pronóstico no era muy favorable decidimos salir igual. Caminamos bajo una fina garúa, por un bosque espeso, durante  una hora. Luego salimos de la vegetación para montarnos en unas placas, que aunque bastante aplomadas, fueron un poco peligrosas al estar mojadas y resbaladizas. Esto nos hizo buscar algunos caminos más incómodos, pero seguros. Ya en la base de las torres armamos un toldo, justo en una gran piedra, que fue nuestro gran refugio para los días lluviosos que vinieron. Luego de una larga espera, finalmente salimos a escalar aunque las nubes lo cubrían todo. La vía comenzaba con una serie de largos aplomados pero no muy fáciles, y bastante expuestos. A medida que subíamos la pared empezaba a verticalizarse, y aparecían cada vez más tomas. En casi todos los largos aparecían fisuras que se desvanecían a los pocos metros, pero que permitían reforzar las escasas protecciones fijas, agregándole también  variedad al estilo de escalada. La pared se mostraba imponente, entre la niebla, al verse el anaranjado “Head Wall” desplomado. El crux de la vía era un largo mixto entre escalada libre, de excelente calidad, y un artificial de A3. Comenzaba con una fisura muy franca y difícil, luego unos pasos de orejas desplomado, y luego pasaba directamente a los “Ganchos”. Hacía bastante tiempo que no hacia “Artifo” y costó acostumbrar la cabeza a confiar de los ganchitos con las protecciones un poco distante. Pude robarle algunos pasos en libre como para agilizar, pero luego las protecciones de pobre calidad hicieron que vuelva a los “Pedales”. Serginho aprovechó la cuerda de arriba para probar en libre parte del artificial, para ver si valía la pena agregar alguna “Chapita” en otra oportunidad, y se llevó una buena sorpresa al ver que salía bastante, aunque muy difícil. La vía siguió sostenida hasta el último largo, pero también mantuvo su buena calidad hasta el final.                     El clima fue mejorando durante todo el día, y para cuando llegamos a la cumbre el sol nos acariciaba la piel, luego de tantos días de lluvia. Bajamos por otra vía llamada “Gritos das andorinas” ya que, aparte de tener todas las reuniones armadas,  era una línea más directa de bajada. Llegamos abajo en la oscuridad, a la luz de las linternas, entre los pastos altos de la base, luego de unos “manejes” en los rapeles finales que nos sacaron el promedio.

Brasil no deja de sorprenderme por la calidad de sus paredes  y rutas que proporcionan una muy buena alternativa para el otoño – invierno cuando uno está sediento de aventura.

* La foto de la portada pertenece a la Guia de Escaladas da Região dos Três Picos de Salinas, cuyo autor es Sergio Tartari. In three years, the district went from ranking 30th in the state in school performance measurements to fourth, and edwards says he is gunning for https://essay4today.com/ first place this year

Leave a Comment

0
Luciano Fiorenza escaló la alucinante vía “Miedos y Mitos” en Río de Janeiro.Luciano Fiorenza escaló la alucinante vía “Miedos y Mitos” en Río de Janeiro.
WhatsApp ¡Consultar Ahora!