Los escaladores argentinos Horacio Gratton y Cintia Percivati logran la oeste del Torre! Espectacular Relato de su ascensión 2013!

Como no es de sorprender, una vez mas el clima y las condiciones de las montañas son las que determinan donde ir. Luego de un fallido intento al Fitz Roy, donde las nevadas nos condujeron de vuelta a casa, tuvimos que considerar la posibilidad de escalar una vía más de hielo que de roca. Y como tampoco es de sorprender que la brecha se venga encima sin dar mucho previo aviso, de un momento a otro, Cintia Percivati (mi pareja) y yo nos vimos en la situación de tener que decidir que hacer, ya que teníamos todo nuestro material de escalada porteado, en el vivac de camino al Fitz, para nuestro proyecto de escalada, y de ir a otra montaña tendríamos que pedir equipo prestado. Finalmente decidimos adaptarnos a las condiciones climáticas y girar 180 grados nuestro proyecto. De repente la mítica cara oeste del Cerro Torre entra en la mira, sabíamos que este año estaba en buenas condiciones, y que lo que menos se planea a veces es lo que mejor sale… Con esto en mente se tomo una rápida decisión, nos vamos al Torre!

Los escaladores argentinos Horacio Gratton y Cintia Percivati logran la oeste del Torre! Espectacular Relato de su ascensión 2013!

Cara Oeste del Cerro Torre

Teníamos el día viernes para preparar todo, y todo no era poco. Si no conseguíamos el equipo ese día se nos escaparía la brecha de buen tiempo, por suerte tenemos muchos amigos y de a poco juntamos el material necesario para esta escalada. Preparamos las mochilas y se nos vinieron las horas encima. Cada mochila pesaba entre 20 y 25 kg. Al día siguiente comenzó la maratón. Nueve horas nos llevaría llegar al primer campamento sobre el Paso Marconi (entrada al campo de hielo patagónico) recorriendo unos 30 kms. Sabíamos que al día siguiente (día 30) iba a estar malo y decidimos salir el día anterior que estaría mejor (el 29), y aguantar el mal clima en ese primer campamento. Sabíamos también que la brecha sería de dos días y medio, luego del 30 (día malo). Los días 31, 1 y la mañana del día 2 reinó la brecha. Entonces el 30, luego de que amainara un poco la tormenta, desmontamos campamento y arrancamos a caminar. Entramos al campo de hielo para recorrer unos 20 kms por un océano blanco, hasta llegar al Circo de los Altares. Sitio donde se aprecia una de las mejores vistas de estas montañas, acomodadas como en un anfiteatro. Cada día fue duro, pero siempre se podía un poco más. El tercer día ya había que escalar un poco y caminar en fuertes pendientes de nieve, hasta llegar a un plateau cercano, al “Col de la Esperanza” (primer momento que se ve para el Este). Llegamos un poco después del medio día y montamos la carpa. La tarde a pleno sol, nos acogió con énfasis, secamos las botas y medias y el equipo. Hidratamos, comimos liofilizados como los días anteriores y nos tiramos a tratar de dormir una siesta algo tardía. A las 12 de la noche del día 31 nos despertamos, nos dijimos ¡feliz año nuevo! y comenzamos a desayunar aún dentro de la bolsa de dormir. A la 1:30 de la madrugada del 1er día del año salimos a atacar la cumbre. Escalamos toda la noche grandes paredes de hielo con copones de nieve volada decorando un paisaje extremo, atípico y bastante sombrío.

[/caption]El amanecer nos sorprende llegando al “Casco” o “Elmo” (un hombro de la montaña) y el ambiente se vuelve más amigable. Luego de unos resaltes de estos copones, tocamos un poco de roca. Comenzaba la parte de mixto, tres largos antes de volver al hielo puro. Seguido, viene el Head Wall, pared de hielo bien vertical que supera en ocasiones los 90º, que se divide en un largo algo molesto pero corto y otra tirada larga de 60 mts clavados. Desde allí más resaltes bien verticales por canales que habían sido túneles cerrados, y algo de trepe fácil esquivando y buscando la salida que conduce a la última repisa antes del hongo final. La vista era imponente, la cumbre se nos acercaba y el horizonte no terminaba. Escalamos el último largo “el hongo” que nos depositaba a unos pocos pasos de la cumbre. Acomodamos el equipo y caminamos ansiosos hasta el final.

Horacio Gratton escalando la cara oeste del Cerro TorreNos abrazamos y la emoción fue plena. Disfrutamos la calma, la inmensidad y el sol. Llamamos por radio para pedir el pronóstico, saludamos, nos felicitaron y festejamos gritando. Buena manera de empezar el año!, hace dos años otro 1 de enero me encontraba en la cumbre del Fitz Roy, parece que este día me da suerte…Escalando el hongo final

Cumbre en el Cerro Torre!

Horacio Gratton y Cintia Percivati “La Hormiga” en la cumbre del Cerro TorreHabíamos terminado de subir, ahora restaba bajar. Por suerte lo hicimos muy rápido tardando tan sólo 5 horas. Nos acobachamos de vuelta en el último campamento por unas 5 o 6 horas y a la madrugada siguiente terminamos de bajar del plateau hasta llegar al Circo de los Altares y comenzar el largo camino a casa de 50 kilómetros!! Que fueron repartidos en dos días, uno muy largo y el último bastante corto ya que nos quedamos a 4 horas de casa después de una jornada de 12 horas. El día 3 a las 3 de la tarde, llegamos a casa y se dio por terminada la aventura de subir al Cerro Torre. Por Horacio Gratton Yjean chambers says that’s where students used to go for small-group music or speech instruction https://collegewritingservice.org while a larger group would stay for auditorium activities

Leave a Comment

0
Los escaladores argentinos Horacio Gratton y Cintia Percivati logran la oeste del Torre! Espectacular Relato de su ascensión 2013!
WhatsApp ¡Consultar Ahora!