Homenaje a Walter Bonatti

Ya hace un año que falleció el gran alpinista Italiano Walter Bonatti a los 81 años en Roma y queremos recordarlo, como lo que fue, un grande, impulsor de la ética y los principios humanos en la montaña, de tomar las aventuras con pasión, de saber decir con humildad que la montaña supera a veces las capacidades de uno mismo y que la montaña es un lugar de gran aprendizaje cuando el escalador quiere que así lo sea.

Walter Bonatti. Foto: Dario Rodríguez/ Desnivel

Bonatti creía en el Hombre, en ese Hombre en el que una sociedad global y alpina cada vez más cínica ha dejado de creer: el hombre sincero, honesto, el que piensa lo que dice y algunas veces no dice todo lo que piensa, el que lucha por la verdad, y sigue sus aventuras de forma limpia, sin artilugios. Fue gran defensor del alpinismo clásico, sin mayor equipo que la mente y el cuerpo para vencer lo que parecía imposible, con esos recursos él decía que si lograbas pasar un obstáculo te habías superado a tí mismo y sino lo conseguías, tenías la humildad de decir que no lo habías pasado. Walter Bonatti se hizo conocido en 1951. Con 21 años salió junto a Roman Navarré hacia el Grand Capucin y consiguieron el primer ascenso por la cara este, cuando parecía que las fisuras no llegaban a ni un lado y cuando el equipo técnico era muy distinto de lo que es ahora. En 1954 participa en la expedición italiana al K2 (la primera ascensión), junto a Lino Lacedelli y Achille Compagnoni. Cuando Bonatti y el porteador de altura Mahdi llevaban el oxigeno para la cordada al último campamento, no lo encontraron teniendo que hacer un vivac a 8100 mts, lo que los dejó al filo de la muerte. Al día siguiente Lacedelli y Compagnoni tomaron el oxígeno que dejaron e hicieron cumbre sin Bonatti. Todo esto generó una fuerte controversia y acusaciones entre ellos, por parte de Bonatti de mover el campo con malas intenciones y de dejarles a la intemperie en la zona de la muerte, y por parte de los otros que Bonatti consumió el oxígeno, abandonó a Mahdi, y quería la cumbre para él. Con el tiempo las numerosas investigaciones han hecho que la versión de Bonatti se haya impuesto, siendo la prueba última el comunicado de Lacedelli que confirmó lo que decía Bonatti. Su compañera Rossanna admitió “que la historia del K2 fue una gran espina en su corazón”. Porque Bonatti creía en el hombre de buen corazón en la montaña.Fue así que para recuperar su fe afrontó una formidable escalada en solitario en el pilar suroeste de la Dru en 1955, llamado luego Pilar Bonatti. Además visitó la Argentina para intentar hacer cumbre al Cerro Torre en 1958 (una nota relacionada a ésta expedición se encuentra ). Todo esto forma una pequeña parte de lo que realizó como montañista, pues la lista es más extensa e impresionante. Una vez que Walter Bonatti dejó la escalada, se dedicó a los reportajes y publicaciones, cuestiones de las que hoy podemos disfrutar. Es el legado de éste gran montañista, de los que muchos creen ha sido el más grande en la historia! Finalmente, para recordar su gran legado, compartimos con ustedes un precioso documental producido por el equipo de Al Filo de lo Imposible, que intenta retroceder en el tiempo y repetir las grandes escalas de Walter Bonatti en los Alpes, junto a las palabras de él mismo. Fuente: Desnivel.com, New York Times

[youtube na0_-9nF5Sk]

Daher www.ghostwriter-hilfe.com/ nutzte man später zunehmend wieder ether, da bei diesem wesentlich weniger narkosen mit tödlichem ausgang zu verzeichnen waren

Leave a Comment

0
WhatsApp ¡Consultar Ahora!